COMO USAR EL SOPORTE?

1 Registrate o crea una cuenta.
2 Ingresa al sistema.
3 Chatea con un Representante

Si usted tiene algun problema para crear su cuenta, por favor escribanos a soporte@gasnor.com. Gracias!

Horarios de Atención

Lun-Vie 9:00AM - 16:00PM
Sab - 9:00AM-5:00PM
Domingos solo Emergencias!

Negocio compartido: así es la empresa en donde todos sus miembros son socios

Por Gasnor.com / Miércoles, 28 de Noviembre de 2018 / Publicado en Noticias Generales

Fundada en Tucumán en 2015, EsSer cambió el paradigma de sus dueños y transformó realidades con el combo de trabajo formal e inclusión. De qué se trata el proyecto que en meses arrancará en Salta.

José Luis Niveiro, psicólogo social y guía de la primera empresa social de Tucumán, prefirió mirar a la foto como a una escena que se observa desde una butaca cercana a la puerta de salida. En ese retrato estaban algunos de los integrantes de una SRL que es liderada, con independencia y autonomía, por personas con capacidades diferentes y otras que vivieron en estados extremos de vulnerabilidad.

Desde hace más de tres años, EsSer es una compañía inclusiva con 11 miembros que funciona a modo de cooperativa: todos son socios, toman decisiones en conjunto y las ganancias se reparten por igual. Algunos de los dueños están desde el arranque, cuando el departamento de RSE de la distribuidora de gas Gasnor decidió, con este proyecto, darle continuidad laboral a pasantes que hicieron pruebas rentadas durante un tiempo. Luego se sumaron al nuevo emprendimiento los familiares de empleados que encontraban dificultades para insertarse en el mercado laboral formal.

Así se formó esta sociedad que actualmente, y con la autorización del Enacom, ofrece la repartición de correspondencia, facturas, impuestos, avisos de deudas y volantes de compañías públicas o privadas, y la digitalización de documentos para oficinas. Con métodos y técnicas de gestión empresarial, la empresa es una entidad financieramente sostenible, con pleno acceso al mercado y al crédito.

Cuando se ingresa a las oficinas de EsSer no hay rastros de las barreras que sus miembros relataron vivir con anterioridad. Durante la jornada laboral, los retrasos mentales, la esquizofrenia, el síndrome de Turner, los problemas visuales, la victimización por violencia de género y las limitaciones motrices se invisibilizan. Cada socio desarrolla la tarea que ellos mismos se designaron el día que redactaron el acuerdo de convivencia de 17 artículos.

"El sentido es hacer crecer la empresa, incorporar a personas que acá pueden tener la posibilidad de acceder a un trabajo al que antes no podían", aclara Natalia Sequeira, coordinadora del sector administrativo. Aquella explicación fue coherente al estatuto que los organiza. Según ese documento, ningún integrante puede recibir un monto mensual superior a tres salarios mínimos. Llegado a ese número, están obligados a incorporar compañeros para distribuir el ingreso. El compromiso de EsSer es el crecimiento horizontal basado en la recomposición de la relación entre lo económico y lo humano.

Valeria Saavedra es madre de seis chicos y no imagina cómo sería volver a despertarse sin saber qué hacer: "Antes vendía limones, hoy reparto boletas y pude hacer una casa para mi familia". Sebastián Monsalve, por su parte, hace foco en la estabilidad: "Te cambia la seguridad de tener un trabajo".

Aunque EsSer busca más clientes, la facturación anual neta supera el millón y medio de pesos. "La época más crítica fue cuando por el aumento del gas se cortó la facturación. Repartimos esas boletas. Estuvimos como tres meses sin trabajar y fue justo en nuestros inicios", recordó Santiago Imbaud, el contador del equipo.

Los socios de EsSer superaron ese traspié. Sacar el negocio adelante era, además, deshacer la incertidumbre que había implicado la renuncia a sus pensiones por discapacidad. "Pasaron a un trabajo genuino, ahora ganan más que con las pensiones, pero en los primeros meses ganaron mucho menos". "Vemos el potencial que tiene la empresa pese a que aún falta un camino largo. Lo más importante es conseguir nuevos clientes para lograr una estabilidad definitiva", agrega Sequeira.

¿Qué le falta a EsSer? Destruir los prejuicios de los vecinos. Lidiar con episodios de discriminación en la calle. "La gente no está acostumbrada a que alguien con una discapacidad le lleve una factura con luz. Hay casos de racismo o xenofobia. En esos momentos, en la medida que puedo, intervengo", cierra Niveiro. Sin embargo, este grupo va por más: en cinco años, quieren ser reconocidos como la mejor empresa de distribución de correspondencia de la provincia.

Un modelo social en expansión

Para diciembre o enero está prevista la inauguración de EsSer Salta, un emprendimiento que estará encabezado por 12 mujeres víctimas de violencia de género e inspirado. El equipo tucumano ya capacitaciones al nuevo grupo.

María Elena Díaz, psicóloga social que acompañó a EsSer en los comienzos, está convencida de que el proyecto funcionó por el crecimiento personal de los socios.

 

Fuente: El Cronista

REGISTRESE

OLVIDO SUS DATOS?

TOP